Redacción por Carlos Polo

A 3 años del Bicentenario, sería bueno preguntarnos quiénes en verdad se la están jugando por el Perú y quiénes piensan solo en sus propios intereses. Tratandose de la mujer peruana, podemos ver dos modelos claramente opuestos y definidos: las mamás de los seleccionados mundialistas y las feministas pro aborto. Las primeras nos trajeron una alegría nacional por su sacrificio escondido y cotidiano. Las segundas son un show escandaloso que no va más allá de su ideología egocéntrica. Las primeras son fecundas biológica y patrióticamente. Las segundas estériles en todos los sentidos.

La publicidad comercial con la imagen de las mamás de los jugadores del seleccionado peruano lo entendieron perfectamente. Nos ha puesto frente a la mujer peruana que va construyendo el éxito de nuestro país. ¿Y cuáles son los rasgos más destacados en ellas? ¿Cómo contribuyeron a la formación de sus hijos ahora exitosos? ¿Cuál fue el partido que ellas se jugaron? ¿No fue con ellas que comenzamos a clasificar el mundial?

Tomemos algunos ejemplos de las mamás de nuestros jugadores: Nancy Cortijo, Marilú Blanco, Maqui Bravo. Ellas son las mujeres que hicieron posible los éxitos de Renato Tapia, Miguel Araujo y Christian Cueva. Ellas sacrificaron parte de su vida para poder darles aliento, apoyo moral, guía en el camino del éxito, compañía en las buenas y en las malas. Ellas verdaderamente jugaron el partido más importante para el Perú. Pues uno cosecha lo que siembra.

El Perú comenzó a clasificar a Rusia 2018 cuando las madres de nuestros jugadores comenzaron a vivir su rol de madre coraje, amando a sus hijos y dándolo todo por ellos. Cada una de ellas fue la primera hincha del Perú y de sus hijos un promedio de 25 años atrás.

La otra cara de la moneda: “las feministas del aborto y del género”

En cambio, hay otras mujeres que no son capaces de amar sin medidas. Cerradas en culto a sus propios apetitos. Huyen a los sacrificios y viven protestando escondiendo sus rostros. Evaden la responsabilidad y no tienen coraje para afrontar las adversidades del camino.

Para  las feministas del aborto y del género, el hijo es una carga y hasta una agresión. Consideran que tener a un bebé arruinará su vida y por eso apoyan el aborto. Con este tipo de pensamiento en las mujeres peruanas los jugadores exitosos de futuros seleccionados no existirían, ni por pasión del mundial, ni hinchada, ni amor por la Patria.

¿Qué modelo de mujer peruana queremos promover para el Bicentenario?