La “prensa” peruana asalariada del gobierno, que niega la existencia de la ideología de género, ha enfilado sus armas contra #ConMisHijosNoTeMetas y los ha acusado de ser una organización millonaria dependiente de una iglesia evangélica. Eso, obviamente, no es verdad.

#ConMisHijosNoTeMetas precisa en un comunicado que son “un colectivo ciudadano”, que “no es propiedad de ninguna iglesia (católica o evangélica), partido político o grupo empresarial”.

“Nuestro objetivo es la defensa del principal patrimonio de la humanidad, la vida y la familia”.

¿Los medios que atacan a #ConMisHijosNoTeMetas podrán asegurar su independencia financiera o al menos tendrán la decencia de publicar cuánto de nuestros impuestos se gastan en financiar sus planillas?

Pero hay más. #ConMisHijosNoTeMetas rechazó también las “falsas vinculaciones financieras” con la iglesia evangélica Agua Viva, y calificó a la prensa acusadora de ser lo que son: medios de “desinformación masiva” y de dirigir “cobardes ataques”.

Además se solidarizaron con la Iglesia Agua Viva y “con todas las demás organizaciones, iglesias o personas que sufren la persecución, hostigamiento y acoso público y político por luchar a favor de la justicia y la verdad”.

“Estamos decididos y resueltos a erradicar la nefasta ideología de género del Perú, Latinoamérica y el mundo. No estamos solos en este propósito, porque millones de ciudadanos de todos los continentes también han despertado”.