Agustín Laje y Nicolás Márquez, autores del best seller El Libro Negro de la Nueva Izquierda, están de nuevo por Perú y a su paso siguen dejando en ridículo a los promotores de la ideología de género.

Esta vez fue el turno de una obstetra y una psicóloga en el programa de Nicolás Lúcar, La Revista Sábado.

Se trató de Carmen Rosa Gamarra, ex decana del Colegio Nacional de Obstetras, que no fue capaz de rechazar la práctica del aborto, alegando un supuesto “falso dilema”. ¿Cuál es el falso dilema entre matar o no matar a un bebé? ¿Puede en algún caso una obstetra -¡encargadas del parto!- estar a favor de matar a un bebé dentro del vientre? ¡¿En qué manos están las madres y mujeres del país con dirigentes de este tipo?!

Vanessa Pantoja, psicóloga clínica, se expresó completamente a favor de la “autonomía femenina en cuanto al tema de decidir qué hacer”, o sea, como dijo Nicolás, “matar al chico o no”.

Nicolás destruyó este argumento recordando que “la mujer no decide sobre su cuerpo, que no tiene posibilidad de defenderse y que encima es su hijo”.

Agustín les aclaró también que “decir que el sexo se cambia es ideológico, por ejemplo decir que uno es mujer u hombre simplemente por sentirse mujer u hombre o decir que hombres y mujeres somos exactamente lo mismo, como efectivamente se dice a diario, cosa que no tiene ningún sustento ni fisiológico, ni anatómico ni neurológico ni de ningún tipo que tenga que ver con las ciencias duras”.

La ideología se género, disparó Agustín, “va coartando las libertades de las mayorías”, porque “acá no hay simplemente un reconocimiento de una fantasía, hay un estado de que si uno no reconoce le pegan, lo penan, lo meten a la cárcel. Esto quizás no esté pasando hoy en día en Perú pero está pasando en muchos otros lugares del mundo”.

Por ejemplo, les puso el caso, que Carmen Rosa Gamarra negó (¿ignorancia o mentira descarada?), que en Inglaterra le han prohibido a los médicos decir “madre gestante” para no ofender a los transgénero.

Una perla más, ¡de tantas!: “Hace un rato veíamos la manifestación de los médicos, a los cuales intuyo que no se les paga muy bien, por eso estaban ahí afuera, y sin embargo el estado del Perú está pagando millonadas para hormonas para transexuales que las financian entre todos ustedes”. ¡Toma!

Comentarios

comentarios