¿En qué mente retorcida podría caber que dar en adopción a un bebé podría ser más peligroso para el propio niño que ser asesinado en el vientre de su madre? Para Promsex.

Pues bien, resulta que a Promsex y a otros abortistas el proyecto de ley de “Nacimiento Confidencial y Cunas Salvadoras” “pone en riesgo la vida e integridad de los niños y niñas del país”.

Alto. ¿Cómo? Vamos por partes.

¿Este proyecto en qué consiste? En versión simple es que el Estado debe proveer la posibilidad de que si una mujer da a luz y no quiere al bebé, en lugar de abandonarlo en la calle o en un basurero, lo coloque en una “cuna salvadora”, un lugar especial que lo mantendrá a salvo y alertará a las autoridades para que lo puedan recoger, poner a buen recaudo y eventualmente darlo en adopción a una familia que lo quiera.

Dice el proyecto de ley, literalmente: “Los establecimientos de salud podrán establecer en la parte externa de sus locales cubículos, buzones, tornos o incubadoras acondicionadas denominadas ‘Cunas Salvadoras’, para que las madres que no deseen conservar a sus recién nacidos, puedan ahí dejarlos de manera anónima y segura”.

Esto es un “win-win”, ¿no? La madre que no quiere al bebé lo deja para adopción de una forma anónima, y el bebé no es ni asesinado en el vientre ni abandonado a su suerte (potencial muerte) sino que será rescatado y puesto a salvo, criado y dado en adopción.

¿Quién se podría oponer a esto? Promsex.

Para Promsex, esto significa “legalizar el abandono” y abre las puertas a la “explotación”, “comercialización y tráfico de recién nacidos”.

Citando a UNICEF (otra de las empresas abortistas de la ONU), Promsex dice que la cuna solidaria “atenta contra la dignidad del niño”.

Además, oh, terror: “Es impulsado por grupos fundamentalista (sic)”.

¿Saben qué es más fundamentalista, verdaderamente atenta contra la dignidad del niño y es no solo una explotación, tráfico o crimen aberrante? Despedazar, ahogar, o envenenar a un bebé en el vientre materno.

¿Pero cómo le podría importar eso a Promsex, que además de promover el aborto en el Perú es socia de Planned Parenthood, que trafica con los órganos y bebés abortados en sus clínicas sanguinarias de Estados Unidos?

¿Y les dijimos quién es la mejor amiga de Promsex en estos días? Ana María Romero-Lozada, Ministra de la Mujer de PPK y ex Ministra y ex Directora de la ONG del prófugo Alejandro Toledo.

Comentarios

comentarios