Con un decreto legislativo, sin pasar por el Congreso –que sabe que rechazará semejante medida–Pedro Pablo Kuczynski comenzó la persecución contra quienes se opongan a su agenda homosexualista.

Con el Decreto Legislativo 1323, publicado hoy en El Peruano, el gobierno amenaza con “ejecutar el delito bajo móviles de intolerancia o discriminación, tales como el origen, raza, religión, sexo, orientación sexual, identidad de género”.

15941755_10156157056649572_2010495088_n

En buen español, quien se oponga públicamente a que se adoctrine a nuestros hijos con ideología de género, solo por dar un ejemplo, podrá ser denunciado, procesado y sentenciado.

En adelante, no nos sorprendamos, que si un panadero cristiano se rehúsa a preparar una torta para la celebración de la unión de una pareja homosexual, también podrá ser denunciado. Cualquier cosa de aquellas por las que el lobby gay suele quejarse de intolerancia –incluyendo desmentir los crímenes de odio, cometidos en su mayoría por homosexuales– será motivo para una denuncia.

¿El Congreso permitirá este abuso?