Matrimonio homosexual/flickr: Ted Eytan

Una empresa de diseño e impresión en Drogheda, Irlanda, se ha negado a realizar las invitaciones de boda de una pareja homosexual, por segunda vez, acogiéndose a sus creencias cristianas.

La pareja afectada publicó en sus redes sociales la negativa de la empresa, afirmando que creía que este tipo de cosas ya no sucedían: “Entré en la tienda para conseguir las invitaciones para la boda muy emocionada, pero según le iba dando detalles al dependiente y se dio cuenta que era homosexual me dijo ‘lo siento no puede conseguir esas invitaciones ya que yo tengo mis propias creencias”.

A pesar de la avalancha de criticas que recibirían, el propietario de la firma, Noel Tuite, afirmó al diario Independent que todo lo que la mujer contaba era cierto. “Es verdad. Nos negamos a imprimir las invitaciones”, y explicaba el porque: “Somos cristianos, el motivo se debe a razones de nuestra fe”.

Se niegan por sus principios a hacer pedidos para parejas del mismo sexo, “además de otro tipo de trabajos como los pornográficos”

Es la segunda vez que la firma Beulah se niega a imprimir invitaciones para matrimonios homosexuales, ya que el año pasado tampoco aceptó el pedido de Jonathan Brennan para su unión civil con otro hombre.

En aquel momento, Tuite ya explicó mediante un comunicado su decisión y afirmó haberse negado a “realizar pedidos para parejas del mismo sexo, además de otro tipo de trabajos como los pornográficos“.

En aquel momento añadió que “somos creyentes, creemos en la Biblia y en la Palabra de Dios. Hemos estado en este negocio durante 12 años durante los cuales hemos mantenido nuestras convicciones aunque perdiéramos muchos trabajos porque nos pareció que eran claramente contrarios a nuestras creencias”.

Además explicó que “nunca hemos ocultado nuestra fe a nuestros clientes y hablamos sobre el Evangelio en cada oportunidad que tenemos”.

Fuente: Actuall